Entrevista a Beatriz Esteban: psicóloga y escritora

A pesar de su juventud, nuestra Antigua Alumna Beatriz Esteban ya ha escrito 3 libros. Y por si fuera poco, compagina la escritura con sus estudios de Psicología, (carrera que está a punto de terminar) además de impartir charlas para concienciar sobre la importancia de la salud mental. En esta línea, recientemente compartió su testimonio con los espectadores de Chester, el programa de entrevistas de Risto Mejide, en Cuatro.
Hoy hablamos con ella en la intimidad acerca de sus proyectos, sus aspiraciones y, cómo no, de su etapa en Guadalaviar.

Hola Beatriz, cuéntanos a qué te dedicas actualmente y en qué proyectos estás inmersa en estos momentos.

Actualmente compagino el grado de Psicología (¡estoy a unos meses de graduarme!) con mi carrera como escritora, que comenzó en 2017 con la publicación de mi primera novela, Seré frágil (Editorial Planeta). Desde entonces he publicado dos novelas más (Aunque llueva fuego en 2018 y Presas en 2019) y vienen más en camino, he ganado varios certámenes de relatos como el II Premio Ripley, y por el camino me he dedicado a impartir charlas y conferencias para concienciar acerca de la importancia de la salud mental en distintos medios de comunicación, eventos, colegios y universidades.

¿Podrías hablarnos un poco de tu trayectoria profesional?

Siempre he dicho que tengo la suerte de poder compaginar mis dos pasiones: escritura y psicología, y que ninguna prevalezca sobre la otra. Desde que salí del colegio (por entonces, ya con un contrato editorial bajo el brazo) supe que quería dedicarme a las dos cosas.
Mi trayectoria profesional tiene mucho que ver con mis vivencias personales. Con 15 años sufrí anorexia nerviosa, una enfermedad que rompió todos los cimientos de lo que entonces era mi vida. Tuve la suerte de salir adelante y recuperarme completamente un par de años más tarde, gracias a la ayuda profesional que recibí y al apoyo que tuve a nivel familiar y académico. Y fue entonces, al ver cómo me había convertido en una persona que nunca pensé que sería gracias a mi psicóloga, supe que yo quise ser esa persona para quien lo necesitara. Escribí Seré frágil basado en mi experiencia con un trastorno de la conducta alimentaria y entonces me di cuenta del poder que tenía la palabra. Personas que se habían sentido solas, que habían perdido la esperanza, encontraron en mis palabras una llama que les motivó a luchar.
A raíz de esta experiencia comenzó mi labor de concienciación acerca de los trastornos de la conducta alimentaria y de la importancia de la salud mental, y durante mi primer año de universidad tuve la oportunidad de aparecer en diferentes medios de comunicación (radio, televisión, prensa…) lanzando este mensaje.
Al año siguiente vino mi siguiente novela, Aunque llueva fuego (La Galera, 2018), una novela sobre el perdón y la resiliencia ambientada en la Francia de los años 50. Mi novela más reciente, Presas (Nocturna, 2019) se ambienta en una cárcel y profundiza en cuestiones como la deshumanización de las personas. Siempre he querido que mis historias vayan más allá de la ficción y consigan conectar y transmitir valores al lector.
De forma paralela he cursado el grado de Psicología en el grupo de alto rendimiento, con más de la mitad de las clases impartidas en inglés. Fui psicóloga en prácticas en la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Doctor Peset, y ahora me estoy preparando para mi defensa del TFG. En el futuro me gustaría especializarme en Psicología clínica.

Aparición de Beatriz en el programa La Mañana

¿Y tu situación personal?

Llevo 5 años muy felices con mi pareja, y tanto él como mi familia ha estado apoyándome todo este tiempo, en los buenos y en los malos momentos. Me siento especialmente orgullosa de mi hermana pequeña (ya no tan pequeña), Patricia, que se gradúa este año en el colegio y en los últimos años ha crecido muchísimo en su trabajo como ilustradora. Su dibujo apareció en una de mis novelas, Aunque llueva fuego, que a su vez está inspirada en el arte de mi madre, otra mujer fuerte como ninguna, y no puedo esperar a seguir trabajando con ella. 🙂

Número de Promoción o año de finalización de estudios en Guadalaviar

Soy de la promoción 46, que terminó en 2015.

¿Mantienes contacto con tus ex compañeras de clase?

¡Sí, con algunas sí! Tengo la suerte de tener cerquita a una buena amiga que además estudia Psicología también, y con la que comparto muchísimo. Y las amigas de siempre se mantienen sin importar cuánto tiempo pase; cada vez que las veo es como si no hubiera pasado ni un sólo día desde que compartíamos los rayos de sol en el recreo. 🙂

¿Alguna profesora en concreto que recuerdes con especial cariño?

Muchas. Como he dejado caer, mis últimos años del colegio estuvieron marcados por la enfermedad, pero no puedo estar más agradecida a todo el cariño y el apoyo que recibí. Chus Bolinches fue mi tutora durante esos años y me dio mucha fuerza, así que siempre la recordaré con muchísimo cariño. Tere Losa fue de las primeras que me animó a seguir escribiendo, cuando leyó el poema más cutre (¡o ahora me lo parece!) que escribí en su clase de Lengua. También recuerdo con mucho cariño a Mado, que nos enseñó mucho más que alemán, y a Mónica, que hizo que disfrutara de mi asignatura menos-favorita gracias a toda su pasión.

Con la directora de Guadalaviar, Chus Bolinches, en la presentación de la primera novela de Beatriz Esteban en la FNAC.

En tu vida personal, ¿notas que Guadalaviar te ha dejado huella?

Por supuesto. En mis años más difíciles estuvo ahí para mí, y las profesoras me ayudaron a ver qué era lo que de verdad importaba y que nunca estaría sola. Sé que tengo un lugar al que volver, siempre.
Me han enseñado el valor de mirar hacia los demás, algo imprescindible en mi profesión, y al mismo tiempo a luchar por mí, a encontrar mi propósito.

¿Y en el terreno profesional?

Me enseñaron a ponerme al servicio de los demás, y la importancia de la humildad, de la empatía y de luchar cada día por ser mejores personas.

Con qué tres palabras definirías Guadalaviar

Dedicación, fortaleza y cercanía.

Por último, cuéntanos alguna anécdota o recuerdo especial que tengas del colegio

¡El viaje a Bruselas que hicimos como fin de curso en segundo de Bachillerato! No hubo mejor manera de poner fin a una experiencia tan bonita.

Durante el viaje de fin de curso a Bruselas

M️uchísimas gracias, Beatriz, por tu tiempo y tus palabras. Enhorabuena por tus éxitos y te deseamos muchos más en tu trayectoria profesional y personal. 
Comparte
Sin Comentarios

Escribe un Comentario