Alumni por el Mundo: Silvia Roger, estudiante en Ámsterdam

Nuestra entrevista del mes de enero es a nuestra antigua alumna Silvia Roger. Silvia, de la promoción XXX, es una de las 27 ‘Roger’ que han pasado por Guadalaviar. Además, durante 35 años su tía, Marisa Roger, fue profesora del colegio. Actualmente Silvia vive en Ámsterdam, y desde allí, contesta nuestras preguntas. Una entrevista que os encantará: ¡no os la perdáis!

  1. Hola Silvia, cuéntanos a qué te dedicas…

Estudiante (otra vez). Actualmente estoy haciendo un máster de gestión de proyectos y aprendiendo holandés (o, por lo menos, intentándolo ¡que ya es!).
  1. ¿Podrías hablarnos  de tu trayectoria profesional?

De pequeñita viví en Inglaterra y Portugal con mi familia, por lo que, al volver a Guadalaviar, con 12 años, hablaba inglés casi mejor de lo que hablaba español. El inglés me permitió trabajar de profesora de inglés durante los años universitarios; daba clases a alumnas del colegio y lo compaginaba con otros “trabajillos” que pudieran ir surgiendo. Me gustaba tener un sueldo a final de mes que retribuyera mis esfuerzos así que… ¡eso de trabajar no estaba tan mal!.
Más tarde, en tercero de carrera, compaginé las clases con un trabajo en un banco de inversión en Valencia (HSBC) durante 9 meses. Entonces me lancé al extranjero: esos años también hice dos prácticas de verano en Inglaterra (HSBC – Londres) y en uno en Francia (Hasbro Properties Group – Paris), donde estudié Erasmus.
Al terminar la carrera empecé a trabajar como auditora en PriceWaterhouseCoopers en Valencia, donde me encontré con grandes profesionales y mejores personas, y de donde mantengo amigos muy buenos. Pasaba mucho tiempo trabajando en un equipo en Londres, junto con compañeros tanto de Valencia como de Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. Ir a Londres suponía trabajar muchas horas y bajo mucha presión, pero suponía también aprender mucho y poder disfrutar (los ratos libres) de esa ciudad que tanto me gustaba.
Después de cinco años decidí dejar de trabajar durante dos años para poder hacer un MBA en el IESE (Barcelona), donde el 85% de los estudiantes son internacionales, de más de 50 nacionalidades diferentes. El MBA me enseñó muchísimo en el aspecto profesional y le doy gracias a Dios por ello, pero también Le agradezco todo lo que aprendí en el plano personal. Es una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida y, aunque al principio fue muy dura, la haría otras mil veces.
IESE me abrió las puertas a trabajar en Compliance para la empresa Naturgy (anterior Gas Natural) en Barcelona, donde estuve casi 3 años. Fue entonces cuando tuve la oportunidad de trasladarme a Ámsterdam para gestionar la sociedad financiera y otras sociedades holding del grupo. A pesar de ser un gran reto, para mí fue una experiencia estupenda de la que aprendí mucho y que repetiría sin pensármelo dos veces.
Fue entonces cuando aposté por dar un cambio de rumbo a mi carrera, y Holanda era el país idóneo para hacerlo: había llegado el momento de centrarme menos en los números y más en las personas. Me convertí en Coach y me dejé el trabajo para estudiar un máster en gestión de proyectos y poder aprender holandés (¡que no es fácil!). Creo que es una suerte poder dedicarse a lo que una quiere. Por eso, estoy aprovechando esta oportunidad al máximo, aunque tengo muchas ganas de empezar una nueva etapa que, sin duda, será otro gran reto.
  1. ¿Y tu situación personal?

No estoy casada y no tengo hijos.

  1. Número de Promoción

XXX

  1. ¿Mantienes contacto con tus ex compañeras de clase?

A día de hoy, mis amigas son las mismas tenía en el cole. Somos 10; creamos un grupo cuando éramos pequeñas, al que le pusimos nombre. Tenemos una relación muy cercana y a los casi 40 años seguimos refiriéndonos a nosotras con el nombre que pusimos a los 11 años. Blanca Bellot, Marta Catalá, Marieta García Calomarde, Guiomar Montero, Patricia Peiró, Clara Perea, Blanca Ribes, Belén Rivaya, Inma Vidal y yo.
Dado que vivo fuera de Valencia desde hace años, es difícil mantener el contacto con todas pero, alguien de la clase (creo que fue Lucia Tos Miñana) tuvo la gran idea de crear un grupo de Whatsapp donde estamos casi todas, y eso hace que, de alguna forma, sigamos en contacto.
  1. ¿Alguna profesora en concreto que recuerdes con especial cariño?

Hay muchas profesoras a las que recuerdo con especial cariño, tanto de pequeñita como de BUP y COU: mis primeros recuerdos del cole empiezan por Vicky López y Mª Ángeles Campos. Don Enrique María y Don Salustiano, que tanta paciencia tenían con nosotras… Antonio, siempre dispuesto a arreglar todo y, por supuesto, Chus: esa directora tan buena y cariñosa con todas… ¡su forma de hablar era única! Tuve la suerte de encontrármela en IESE en 2012; ¡qué alegría me dio después de tantos años!

Isa Torres también me marcó mucho, incluso tengo recuerdos de ella en nuestra casa inglesa en 1990, un verano que estuvo por allí. Ya con falda verde (cuando ya éramos de las mayores) cómo no: “la monte”, “la chusa”, Helen, Sonsoles Sancho, Asun Murcia… y muchas más!
Pero, si tuviera que elegir una, sin duda alguna, me quedaría con mi tía Marisa Roger. Tuve la suerte de tenerla de profe de Valenciano unos meses (aún recuerdo cuando nos sacaba a la pizarra y nos preguntaba la Flexió Verbal… ¡temblábamos!) y, aunque a muchas alumnas les daba respeto como profe, yo me sentía “como en casa” con ella… y eso me encantaba. Daba mucha tranquilidad saber que la tía Marisa estaba en el cole con nosotras todos los días.

  1. En tu vida personal, ¿notas que Guadalaviar te ha dejado huella?

Guadalaviar me ha dejado una gran huella en todos los sentidos y siempre ha estado muy presente en mi familia. Mi tía Marisa estuvo más de 35 años en el cole; fue profesora y jefa de estudios. Además, todas las primas estudiamos en Guadalaviar. Actualmente tengo amigas que son profes del cole, y mis sobrinas y las hijas de mis primas van a Guadalaviar. De hecho, cada vez que tengo oportunidad de recoger a alguna sobrina en el cole, no me lo pienso… es impresionante volver a revivir tantas cosas, y siempre hay reencuentros con personas que hace muchos años que no ves. Es como volver a aquellos años.

  1. ¿Y en el terreno profesional?

Guadalaviar me ha aportado disciplina, cosa que es muy importante a la hora de trabajar. También me ha dado humildad para saber aprender en cada momento, y paciencia y mucha dedicación. Además, en Guadalaviar, aprendes a valorar a las personas, a saber lo que es el compañerismo y a darte cuenta de lo importante que es esforzarte, día a día, para alcanzar tus objetivos. Y que los momentos de dificultad, si los ofreces, ¡son mucho más llevaderos!
  1. Con qué tres palabras definirías Guadalaviar

Necesito 4 para definirlo: “Fundamental en mi vida”.
  1. Por último, cuéntanos alguna anécdota o recuerdo especial que tengas del colegio

Para recuerdos especiales, los momentos de las notas…. ¡Qué horror! Creo que nunca he sufrido tanto… ¡jajaja!

En esta foto: Beatriz Eiroa, Loreto y Blanca Bellot, y Silvia Roger. 

 

Los villancicos con Emilia (primero en el cole y después en el Palau) siempre han sido muy especiales… nadie quería perdérselos. Aún recuerdo cuando, en los ensayos finales, Emilia siempre nos decía que la noche anterior nos tomáramos nuestro vaso de leche calentita con limón y miel y, a alguna amiga mía le decía: “mañana, tú, solo vocaliza”.

Estando Emilia jubilada se hizo un concierto con antiguas alumnas y no dudé en ir. ¡cómo nos emocionamos todas! Solo con ver lo feliz que estaba Emilia, valió la pena.

Recuerdo también que hubo una temporada que nos dedicábamos a hacer gamberradas y, una de ellas fue encerrar a la pobre Leo en la cocina. Nos encontramos las llaves puestas por fuera en un momento que entró a por algo y… ¡zas! Puerta cerrada con llave ¡pobrecita! Con lo que ella nos cuidaba…., Aún me sabe mal cuando lo pienso…

Son muchos los momentos y recuerdos.. pero me gustaría resaltar uno: el 50 aniversario del cole. Se organizó un concurso en el colegio y las sobrinas aprovechamos para hacerle un homenaje póstumo a mi tía Marisa; nos hicimos una foto de todas las Roger de Guadalaviar (tanto las que estaban en el cole en ese momento, como aquellas que habían pasado en generaciones anteriores). Se nos ocurrió hacerla con uniforme… imaginaros algunas que hacia años que no íbamos al cole… pidiendo uniformes prestados para la foto!!!  Pero al final salieron fotos muy chulas, y nos dieron una mención en los premios.

En la foto: Celia Font, Elena Font, Paloma del Moral, Belén Sancho, Beatriz Selva, Amparo Bellot, María Roger, Belén Font, Belén Martínez, Cristina Font, Silvia Roger, Eugenia Omarrementería, Pilar Font, Paula Font, Marta Roger, Paloma Omarrementería, Isabel del Moral, Marta Font.

El día de la foto, éramos 18. Hoy en día, ya son 27 las “Roger” que han pasado por el cole…. ¡¡¡y las que quedan!!!

¡Muchísimas gracias, Silvia!

Comparte
Sin Comentarios

Escribe un Comentario