Entrevista a María Ayuso, ‘Best Lawyer of the Year 2020 Civil Law: General Practice’

Este mes hablamos con nuestra Alumni María Ayuso que ha sido reconocida como una de las tres abogadas Best Lawyer of the Year 2020 en materia de Derecho Civil y Generalista de toda España. Una lista que conforman únicamente 25 mujeres del total de 163 abogados en nuestro país.

Por otra parte, María es delegada para la Comunidad Valenciana de la ONG de cooperación internacional CESAL y está en dos comisiones de trabajo de la CEOE, en representación de BPW Spain. Hablamos con ella de su vida personal y profesional, y de su paso por el colegio.   

  1. Hola María, cuéntanos actualmente a qué te dedicas.

Actualmente soy madre de dos niñas, de 5 y 2 años, que son mi prioridad y por ellas he adaptado mis actividades profesionales. Además soy delegada de la Comunidad Valenciana de la ONG CESAL de Cooperación Internacional y a la vez tengo mi propio despacho donde llevo asuntos legales de tipo civil.

  1. ¿Podrías hablarnos de tu trayectoria profesional?

Empecé la Licenciatura de Derecho en 2005 y acabé un año antes de lo previsto por querer coincidir con un profesor concreto. Justo ese mayo, en una feria de empleo en 2008 me ofrecieron entrar de becaria en Uría Menéndez donde estuve dos años. Luego vi que mi camino no era el de los grandes despachos y decidí opositar a Abogacía del Estado dos años. Después de una convocatoria de examen decidí dejarlo y montarme mi propio despacho. 

  1. ¿Y tu situación personal?

Estoy casada desde el año 2013 y tengo dos niñas.

  1. Número de Promoción

XXXV

  1. ¿Mantienes contacto con tus ex compañeras de clase?

Al acabar la carrera un poco antes perdí contacto por meterme en la rutina profesional. Pero a raíz de ser madre, he retomado contacto con otras alumnas de mi promoción por coincidir con ellas en el colegio.

  1. ¿Alguna profesora en concreto que recuerdes con especial cariño?

Es complicado decir a alguna en concreto porque recuerdo a muchas con muchísimo cariño. La primera que me viene a la cabeza es Conchita Narváez que fue la primera profesora que tuve cuando entré en Guadalaviar. Carmela Correa para mí una de las mejores profesoras porque nos exigía mucho y nos enseñaba mucho. En general todas nuestras profesoras nos exigían mucho con mucho cariño y nos preparaban para la vida. También recuerdo con especial cariño a Mapi Máñez, Montse Junoy y Mª Jesús Taberner.

  1. En tu vida personal, ¿notas que Guadalaviar te ha dejado huella?

En mi vida personal por supuesto que Guadalaviar ha dejado huella porque la forma de educarnos a enfrentar la vida, tanto la personal como la familiar, y estoy encantada de comprobar que lo mismo que aprendía yo en el colegio, lo está aprendiendo mi hija. Pienso que los valores de esfuerzo, fortaleza y delicadeza te sirven para todos los aspectos de tu vida tanto para la faceta profesional, como para la familiar y la personal.

  1. ¿Y en el terreno profesional?

Como he dicho, Guadalaviar me ha enseñado muchas cosas a todos los niveles. Igual que me ha dejado huella en mi faceta personal, quiero destacar que el esfuerzo, la fortaleza y la delicadeza en el trato a los demás lo aplico en el ámbito profesional a diario. Y también porqué no decirlo y como algo anecdótico, los mapas conceptuales que nos enseñaron en clase me han servido muchísimo en mi día a día profesional.

  1. Con qué tres palabras definirías Guadalaviar

Compromiso con cada alumna, excelencia y cariño.
  1. Por último, cuéntanos alguna anécdota o recuerdo especial que tengas del colegio

Nos llevaron al río a correr y nuestro principal objetivo era quitarnos de en medio y que Cristina, la profesora de deporte, nos perdiera de vista para evitar correr. Nos dedicábamos a escondernos para evitar correr ese rato y calculábamos el tiempo para aparecer de vuelta corriendo como si no hubiéramos dejado de hacerlo en todo el rato. También recuerdo cuando en 4 de la ESO nos separaron por ciencias y letras que fue un verdadero drama, pedíamos turno para ir a confesar con el objetivo de poder coincidir ese rato con tu amiga del alma en el oratorio.

María muchas gracias por tus palabras y enhorabuena por ese reconocimiento. ¡Estamos muy orgullosas de ti!

Comparte
Sin Comentarios

Escribe un Comentario